El aceite para las relaciones: La aceptación



De mis pecados ocultos, líbrame Cristo Señor.


¿Será posible una relación si no le doy mi aceptación a aquella, aquel o aquellos con quienes me relaciono?


Cuando se me percibe como juez implacable, la respuesta lógica es que los demás se alejen o se aparten de mí. Levantar barreras ante quien nos juzga y descalifica es algo automático. Rápidamente nos cerramos cuando alguien nos etiqueta, ¿qué derecho tiene otro para poder decir una palabra válida sobre cómo soy?

Sí tenemos no solo el derecho sino la obligación de evaluar conductas; pero esto es muy distinto a declarar inocente o culpable a quien actúa. Lo contrario es vivir en la completa ingenuidad pues ciertamente hay comportamientos inaceptables desde todos los puntos de vista.


A quien juzga se le cierran las puertas. Aceptación es sinónimo de apertura.


¿Inocente o culpable? Solo Dios sabe.


Mtro. Alfredo Pintos Aguilar (KIEN) LOGOTERAPEUTA

9 vistas
Contáctanos
  • Blanco Icono de YouTube
  • Facebook Clean
  • Flickr Clean

55 1232 9858