• Editor

El arte de perder el tiempo



Thomas Merton, poeta y místico, nos alerta bellamente en un poema sobre el desgastante frenesí de la vida contemporánea. En sus pérdidas de tiempo supo encontrar y penetrar en el núcleo de la vida humana, en aquello que la hace valiosa.

Hay un insulto muy fuerte: ¡holgazán! Y se tiene razón cuando estamos así simplemente perdidos en el sin sentido. ¿Pero no será de verdad un holgazán aquel que por pereza no dedica el tiempo que sea necesario a conocerse y a determinar el para qué sus frenéticas actividades que lo más que le reditúan es una buena cuenta de banco al preció de haberse perdido a sí mismo?

Solo cuando hemos paladeado la dulzura de la vida humana podemos decir que no nos hemos perdido, que sabemos quién somos y entonces claro que sabemos para qué queremos la vida y qué es lo que la hace valiosa.

Solamente quien ha aprendido a perder el tiempo, sabe lo que es vivir.

Mtro. Alfredo Pintos Aguilar

15 vistas
Contáctanos
  • Blanco Icono de YouTube
  • Facebook Clean
  • Flickr Clean

55 1232 9858