¿La violencia tendrá algún límite?



Para ti cuya presencia ordena y pacifica.


Los últimos acontecimientos tanto nacionales como internacionales, hacen que surjan el asombro y la indignación. No se quedan atrás las preguntas. ¿Cuándo y cómo podemos alcanzar la paz? ¿Será un territorio completamente inalcanzable? ¿Dónde podremos encontrar una respuesta válida y objetiva?

Es muy fácil caer en lugares comunes. Sin embargo a pesar de lo imposible que parece la tarea, no podemos menos de intentar decir, no lo que no haya sido dicho antes, sino evitar la trivialidad y la ligereza.

Las situaciones contemporáneas nos piden un esfuerzo pues están en juego para responder nuestros recursos ante todo espirituales. Copar la violencia no es solamente algo que competa al intelecto. Ahora no es posible hacerse a un lado simplemente y discurrir en las tertulias. Pareciera que diagnosticar es de lo más simple y sencillo. ¡Todos estamos preparados para eso!

Y no es que se haga a un lado la comprensión intelectual, pero con sólo eso ¿conseguimos nosotros en nosotros la paz? Sí. Nos tranquiliza, pero aquella paz que supera todo conocimiento ¿la alcanzamos?

El camino que me ha enseñado la experiencia de asesorar alumnos en más de 50 años de práctica profesional, me remite a que lo primero es identificar personalmente lo que en mí existe como desestabilizante.

Si no nos damos cuenta, como enseña Ignacio de Loyola, que nuestro interior es un campo de batalla donde luchan lo que Erich Fromm llama el síndrome de crecimiento y el de decadencia, cualquier acción que decidamos estará viciada.

No es lo que entra en nosotros lo que nos ensucia sino lo que sale de dentro.

Amor a la vida vs amor a la muerte.

KIEN

21 vistas
Contáctanos
  • Blanco Icono de YouTube
  • Facebook Clean
  • Flickr Clean

55 1232 9858