• Editor

Madurez humana


Saber que una fruta ha madurado resulta bastante sencillo: su sabor nos lo indica, la dulzura de su carne. La fruta que no ha llegado a estar en su punto, puede enfermarnos.


No veo inapropiado compararnos con la fruta si hablamos de madurez. Por experiencia sabemos que las relaciones con quien aún no madura, hacen daño. Llegar a madurar en lo individual no sólo es deseable sino que se convierte en el afán de la vida.

La maduración humana se puede extender a cinco áreas: la afectiva, la intelectual, la espiritual, la religiosa y la de la vida toda. ¿Cómo las podemos comprender? ¿Qué objetivo podemos decir que lleva cada una de ellas?


Afectiva: saber amar. Intelectual: saber pensar. Espiritual: saber conocerse. Religiosa: saber creer. La vida toda: saber ser libre.


En estas cinco áreas nos debatimos; son las cinco áreas en que tenemos que crecer para que al final podamos un día llegar a afirmar que vivir fue una tarea que lleva el sello de la dignidad.


Alfredo Pintos

17 vistas
Contáctanos
  • Blanco Icono de YouTube
  • Facebook Clean
  • Flickr Clean

55 1232 9858