• Editor

Reconciliación



Para Rosita Catalina


¿Si nosotros no nos conocemos a quién podemos conocer? Y sin embargo, puede ser que en la búsqueda de quién y cómo somos encontremos cosas que no son completamente de nuestro agrado. Intentamos cambiarnos, luchamos contra nosotros mismos: no nos hemos reconciliado con lo que somos. Difícil así la paz interior.


Ciertamente no podemos, ni debemos ser indulgentes con aquellas conductas nuestras que percibimos como no adecuadas, pero ellas no piden un juicio sobre nosotros. Reconciliación quiere decir: ACEPTARME. Esto me ubica pues sé qué tengo y qué no tengo.


Un obstáculo a la reconciliación conmigo mismo es el compararme con los demás. Puedo admirar a alguien, pero él es él y yo soy yo.


El camino del autoconocimiento puede llegar a ser en extremo doloroso por mis rebeldías. Éstas me harán sufrir. Querer evitar lo inevitable lleva al sufrimiento.¿Qué hago entonces con aquello que soy que no me gusta? Tengo que caer en la cuenta que nada conseguiré con la violencia y enojo contra mí mismo. La psicología nos enseña que con esa acción lo que logro es reforzar aquello que pretendo cambiar.


Mtro. Alfredo Pintos Aguilar

0 vistas
Contáctanos
  • Blanco Icono de YouTube
  • Facebook Clean
  • Flickr Clean

55 1232 9858