Sí a la vida!



Un tal Kierkegaard introdujo la paradoja de tal forma que pasa por místico, implorando el retorno. Dios puede devolver lo que se ha perdido: el sufrimiento. En su plenitud está el sí a la vida que Nietzsche repetía como un conjuro: "Vuelve otra vez con todos tus suplicios".

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo