Un templo para hibernar:

Higiene del sueño

Abraham Esparza Velasco


Esta es una historia que se repite. Acabas de apagar todo, tienes sueño, pero en cuanto tocas la almohada esta sensación se va por completo. Ahora no sabes si volver y gastar un poco más de energía para conciliar el sueño o seguir trabajando.


Si no padecemos problemas para dormir, conocemos a alguien con este tipo de problemas. Según la web de la Fundación Unam, el 45% de la población en México tiene una mala calidad de sueño, ya sea que no sientan que han descansado suficiente o que se despiertan cada cierto tiempo mientras duermen.

Un mal sueño puede estar relacionado con la obesidad, con problemas del corazón y la presión sanguínea, el sistema inmunológico, pero también con nuestra mente. El humor, la atención y la concentración,

Sabemos que el sueño ayuda a nuestro cuerpo a descansar y a recuperar energía, pero ¿sabemos qué significa esto? El descanso es necesario para restaurar cada parte del cuerpo y cada sistema, por lo que el sueño no sirve para una sola función: sirve para mantener la salud de todo el cuerpo.

Un mal sueño puede estar relacionado con la obesidad, con problemas del corazón y la presión sanguínea, el sistema inmunológico, pero también con nuestra mente. El humor, la atención y la concentración, pueden ser afectadas si no tenemos un sueño suficiente y reparador. Según la investigadora Maiken Nedergaard y sus colegas, el sistema glinfático, que es clave para eliminar los desechos del cerebro, funciona mejor mientras dormimos.


Pero después de todo lo que hemos tratado, hay un concepto que sobresale en el tema: la higiene del sueño. Según “Zzz, el libro del sueño”, la higiene del sueño se trata, básicamente, de cambiar lo que está en nuestras posibilidades para dormir lo mejor posible, ya que una base muy importante para tener una buena salud mental y física, es precisamente el sueño.

Así como nos podemos preparar para estudiar y obtener mejores resultados, el sueño puede aprovecharse mejor si seguimos algunas recomendaciones. Algo que une estas dos actividades es que requieren un espacio tranquilo y además limpio para lograrlas. La limpieza es clave para el sueño. Si la cama está ordenada, nuestro cerebro percibirá que no hay algo pendiente por hacer a nuestro alrededor, que el espacio es cómodo y será más fácil dormir sin preocupaciones.

La luz es más importante aún. Lo recomendable para dormir es apagar todas las luces y dejar el lugar en completa oscuridad. Una entrada pequeña de luz puede ser percibida por nuestro cerebro, aumentar su actividad y alterar el sueño.

Los aparatos como teléfonos y pantallas no deben estar cerca de nosotros cuando intentamos dormir. Es muy probable que estas entradas de luz y otras más pequeñas, sean las causantes de sentir que no hemos descansado, ya que la melatonina, hormona que promueve el estado del sueño, se libera cuando estamos en la oscuridad y recibimos la señal de que es de noche y que por lo tanto es el momento de repararnos.

Las rutinas nos preparan para dormir y hacen que nuestro cerebro esté listo para el último paso. Al limpiar y ordenar la cama, dejar lejos los objetos relacionados con el trabajo y las distracciones, y esperar a sentir sueño mientras se hace otra actividad que no involucre pantallas de televisión o celulares, nos estamos preparando poco a poco, dando señales que el cerebro detectará para luego descansar.

Pero, como en toda decisión en la que está envuelta la salud, elegir y mantener hábitos saludables ayuda. Al hacer ejercicio, alimentarse bien y no excedernos en el trabajo, mejoran un montón de ámbitos de nuestra vida, pero también su base: el sueño.


Dormir es una función que impacta todos los ámbitos de nuestra vida. Es un proceso natural si respetamos algunos detalles sobre el alimento, el ejercicio, las emociones, los horarios y el entorno. En el taller Sueño Saludable, abordamos el tema desde una perspectiva científica, con cortometrajes de caricaturas y pequeños cuestionarios garantizando un aprendizaje divertido y práctico para el logro del buen dormir con un método de 8 sencillos pasos.



79 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo